Visita a Paris -LE ROYAL MONCEAU-

enero 27, 2011

Para los que sabéis de mi visita a París, y mi asistencia al salón de M&O seguro que estáis esperando con ansias que os cuente novedades sobre todas esas cosas que vi y todo aquello que me impresionó.
Pero por orden de llegada a la ciudad Parisina, debo detenerme antes a contaros cómo, sin beberlo, ni comerlo, me encontré delante del famoso Hotel "Le Royal Monceau".
Tan simple como que el primer día, mi primera visita monumental era el arco del triunfo, dirigiéndome hacia allí, ya en una de las calles que topan con el gigante monumento, paso asombrada por lo que me parecía la entrada de un gran hotel, tenía mis dudas, ya que desprendía un lujo casi impalpable.
Y deciros con toda sinceridad, que no sabia lo que tenia delante ni lo que estaban observando mis ojos, ahora sonrío...recordando la naturalidad con la que me moví en ese momento ante lo que era y no sabia un "monumento" creado por el famoso Philippe Starck.
Observando su entrada de un rojo intenso recordando el viejo modernismo, una pareja de lo que debían de ser botones, se encontraban charlando sonriendo, y seguro que observando mi cara de asombro.
Sin pensármelo, NADA!  (por eso sonrío, y me gusta) les pregunté si se trataba de un Hotel, simpáticos y agradables me contestaron que sí, y de nuevo sin que pasara por mi cabeza mis palabras salieron en inglés, preguntándoles si podría entrar a visitar el hall.
De verdad, que tan natural fué, que esperaba que la contestación fuera un sí por supuesto, y eso fué lo que me llevé.
En este caso, andaron solas mis piernas, hacia el interior de lo que sería mi primer encuentro con el diseño parisino, volvía a no pensar y me gustó la sensación que tuve de encontrarme sola, o de parecer que sólo yo me encontraba dentro de aquel "museo".
Por fin en el hall me detuve como en una película en la que el protagonista lo divisa todo en una vista de 360 grados, y de verdad deciros que me sentí volar....
Seguro que muchos ya lo conocíais, para los que se encontraban tan ilusos como yo, espero que las imágenes  os despierten esa sensación de querer observarlo todo, como yo en esa vista de 360 grados.

Ruth






















































Quizás también te guste

2 comentarios

  1. ¡Qué pasada Ruth, no conocia este hotel! y solo imaginarme entrar y ver ese hall...sin palabras. He sonreido de imaginarte preguntando a los botones como una loca del diseño si podías entrar...pero entre nosotras yo también lo hubiera hecho.
    Bss guapa y espero impaciente más anecdotas del viaje!

    ResponderEliminar
  2. jeje pues algo que deberíamos de hacer en todos esos sitios donde nos llame la atención el más minimo detalle de su exterior, porque seguro que su interior nos fascina y nos sorprende.
    Lo aplicaré por Madrid...me haré la guiri, jeje a ver que tal se me dá.
    besos guapa!

    ResponderEliminar

Y a tí, ¿Qué te parece?