Una nueva semana.

septiembre 28, 2014



Quizás porque los domingos sea el día de la semana en el que inconscientemente lo dedicamos a pensar, el día que nuestra cabeza se detiene e intenta poner en orden todos los pensamientos, sentimientos...y valorar todos aquellos momentos vividos entre la semana, quizás por eso el lunes sea ese día en el que nos sintamos con tanta fuerza como para comernos el mundo...
Acaba la semana...y de nuevo nos sentimos igual, ¿conseguimos cambiar todo aquello en nosotros que nos propusimos el domingo? ¿Hicimos de nosotros esa mejor persona que nos prometimos?

Ayer domingo...mi reflexión trataba sobre las palabras...mis palabras...
Me recuerdo hace años, cuando me regañaban por decir de una manera firme y segura todo aquello sobre lo que pensaba, me vino a la mente también todas esas horas que dedicaba a escribir una carta
tras otra...hablando de mi...de ti...de la vida, nuestros pensamientos...mis sentimientos...sueños..
Hoja tras hoja...sin saciarme, un papel en blanco era sin duda la mejor 
puerta para abrirme al mundo y curiosamente lo hacía sin miedo.
Extraño esos momentos, hecho la mente atrás e intento buscar en el tiempo aquel momento en el
que tuve miedo de pensar en alto y por ello paré de hacerlo.
¿En que momento de mi vida encarcelé a mis pensamientos?
Quizás las experiencias sean las culpables de mi repentina mudez, de esa afonía que me 
invade cada vez que las palabras de alguien hacen eco en mi cabeza, que no pueda
contestar todo aquello que siento en esos momentos, no son ideales, son sentimientos...

Quiero hablar, quiero gritarle al mundo como es Ruth...quiero abrir los brazos
y expresarte con palabras todo aquello que siento cuando me quedo quieta en esa 
pequeña y única esquina dónde baña la luz....
contarte y explicarte esa "cualidad" mía que me hacer ser la persona más llorona del mundo mundial
a la que tan solo le hace falta una pequeña historia, 
un momento de felicidad, una bonita conversación, tu sufrimiento o tu alegría o quizás un recuerdo los que hacen que me emocione y sin querer de repente veas mis ojos bañados de lágrimas.
Quizás haya dejado de hablar...de saber expresarme, 
quizás me haya tatuado la frase; 
"Las palabras se las lleva el aire" 
y sea por eso que la Ruth de ahora sólo se exprese con un gesto,
con una mirada...con un abrazo...un salto o un momento espontaneo.
Ojalá no tuviera miedo...
¿Mi propósito para esta semana? Buscar hondo, seguir conociéndome y seguir hablándome bajito
para volver de nuevo a hacerlo en alto.


Quizás también te guste

0 comentarios

Y a tí, ¿Qué te parece?